Saltar al contenido

Alas del Eneatipo 8

Alas del Eneatipo 8

Al igual que todos los eneatipos, existen dos alas del Eneatipo 8, que va hasta cada uno de los números vecinos: una va hacia el Eneatipo 7, que recibe el nombre de El Independiente; mientras que la otra, va hacia el Eneatipo 9, que recibe el nombre del Oso.

Conocer tu ala puede ser determinante. La influencia de uno de los eneatipos vecinos en tu personalidad puede ser débil, aunque en algunos casos, será muy importante y será algo muy necesario para poder identificarte de forma correcta. Por ello, debes conocer las diferencias entre ambas alas del Eneatipo 8 y llegar a tu propia conclusión. Para ello, debes seguir leyendo.

¿Cómo saber cual es tu ala?

Si tienes claro que eres Eneatipo 8, te explicamos ahora la mejor forma de determinar tu ala. Si has realizado algún test del eneagrama y te has identificado con un eneatipo, tienes que mirar la puntuación obtenida en los números vecinos, que en este caso, serían el Eneatipo 7 y el Eneatipo 9. Muchas personas tienen su ala cómo la segunda personalidad más destacada en el test, por lo que es más fácil identificarse.

En el caso de que no sea posible determinar cual de las alas del Eneatipo 8 es la tuya por la puntuación de un test, puedes seguir leyendo, ya que a continuación te explicamos en qué se distinguen las dos personalidades y así, logres identificarte sin problemas.

Eneatipo 8 ala 7: El Independiente

Si entre las alas del Eneatipo 8, tienes más desarrollada el ala hacia el Eneatipo 7, tu personalidad encaja cómo la denominada cómo “El Independiente”. Nos encontramos con personas más carismáticas y arriesgadas, personas decididas que buscan satisfacer sus estímulos propios.

Nos encontramos ante personas muy prácticas y autónomos, que no les gusta depender de otros. Son personas con encanto, que consiguen llamar la atención. Muy atractivos, cuya presencia se hace notar dónde entran. Descarados, pícaros, sociales, les encanta entablar conversación y conocer a nuevas personas.

Son personas desafiantes que pueden llegar a encararse con cualquiera. Aceptan desafíos y riesgos de forma temeraria. Dan la impresión de que son personas fuertes, que no sienten miedo por nada, razón por la que muchas personas pueden sentirse intimidados por ellos.

Seguros de sí mismos, confían en sus habilidades para destacar. Entre las alas del Eneatipo 8, son los que tienen mayor facilidad para emprender, crear proyectos, buscar colaboradores… tienen más ímpetu a la hora de realizar acciones. Lo que les hace dar la impresión de que son más voluntariosos y confían más en sus habilidades y capacidades.

La influencia del Eneatipo 7 en esta personalidad hacen que tenga una mente más rápida, por lo que suelen bromear, planear grandes planes de diversión y son buenos vendedores, ya que tienen las cualidades positivas del 7 además de la fuerza y aplomo del Eneatipo 8. Son muy efectivos en sus proyectos laborales.

Si entre las alas del Eneatipo 8, ésta la tienes más desarrollada, tendrás una mayor tendencia a discutir con los demás y los que pueden tener más comportamientos agresivos. No les gusta que las personas no cumplan con su palabra, tienen poca paciencia y pueden querer controlar a los demás. También pueden tener problemas con adicciones de sustancias.

Eneatipo 8 ala 9: El Oso

Si entre las alas del Eneatipo 8, la que tienes más desarrollada es el ala al Eneatipo 9, tu personalidad encajaría por la denominada cómo el Oso. Estas personas tienen la fuerza característica de su Eneatipo base, junto con la serenidad del Eneatipo 9. No tienen el carácter explosivo de las personas del otro ala del Eneatipo 8.

Son personas más calmadas que dan una mayor sensación de tranquilidad. Tienen un ritmo más relajado y no suele impactar tanto en los demás, de forma abrupta. Aunque debajo de esa armonía aparente, se esconde una persona fuerte y decidida.

Más familiares que los de la otra ala del Eneatipo 8, suelen tener una apariencia más cálida, más acogedora. Para ellos, es muy importante dar protección a las personas que le importan. Digamos que los acoge y protege, les hace sentir seguros. Son mucho más constantes y tienen una mayor capacidad de concentración, aunque hace las cosas a su propio ritmo, a causa de la influencia del Eneatipo 9 en esta personalidad.

En el trabajo pueden ser más enérgicos y exigentes. Son grandes trabajadores que ponen mucho ímpetu en su labor. Si entre las alas del Eneatipo 8 tienes más desarrollada la del Eneatipo 9, serás una persona más equilibrada y menos impulsiva. Tiene una mayor capacidad para escuchar a los demás y tener en cuenta sus palabras. Confían más que los del otro ala en los demás y en las capacidades de éstos, por lo que puede delegar tareas de forma más habitual o dejar que el problema se solucione solo.

Hay un mayor equilibrio y tienen una apariencia mucho más calmada. Aunque están más desconectados de sí mismos: hay menos introspección y puede descuidarse mucho. En un estado insano, pueden olvidarse de sí mismos con una mayor facilidad.