Saltar al contenido

Alas del Eneatipo 3

Alas del Eneatipo 3

Las Alas del Eneatipo 3 reciben los nombres de: El Encantador (cuándo el ala predominante es la del Eneatipo 2) y el Profesional (cuándo el Eneatipo 4 ejerce una mayor influencia en esta persona).

Conocer cual de las alas del Eneatipo 3 está más desarrollada es muy importante, ya que la personalidad del Eneatipo se unen con algunas características del Eneatipo vecino del que se ve influenciado.

¿Cómo saber cual es tu ala?

Cuándo realizas un test completo de Eneagrama, tu Eneatipo es el que ha obtenido una mayor puntuación. Normalmente, cuándo tienes una de sus alas muy desarrolladas, obtendrás una puntuación alta en uno de los eneatipos vecinos, en este caso, en el Eneatipo 2 o en el 4.

Si no tienes claro cual de las Alas del Eneatipo 3 puede ser la tuya, porque las puntuaciones no son muy elevadas o porque están muy parejas entre sí. Deberás leer este artículo para comprender en cual de ellas encaja mejor tu personalidad, y por lo tanto, te sientes más identificado.

Eneatipo 3 ala 2: El Encantador

Si entre las Alas del Eneatipo 3 tienes más integrada el Ala 2, sin duda, tu personalidad es la del Encantador. La influencia del 2 otorga un carácter más natural que la personalidad de la otra ala. Suelen ser más amigables, emocionales y generosos aunque mantiene los rasgos de trabajo y confianza de los Eneatipos 3.

Son personas sonrientes, agradables, que dan mucha importancia a su imagen, con gran autoestima y con gran aplomo. La influencia del ala 2 nos proporciona un Eneatipo 3 mucho más espontáneo y extrovertido, que puede llegar a confundirse con el Eneatipo 7.

A la hora de intimar, el 3 ala 2 tiene el deseo de ser amados y de intimar con otros. Sabe encandilar a los demás, mostrando sus facetas más asombrosas. Si detectan algo en sí mismos que les reste valor, intentan eliminar esa faceta para resultar lo más agradable posible. Por lo que su deseo por fascinar a los demás puede convertirse en una obsesión, por parecer deseable, ser amado o el más atractivo.

También existe la posibilidad de simular ciertos encantos o trabajar por aparentar lo que no son para obtener una mejor reputación o gustar más a los demás. Por lo que, a veces, dos personas distintas que han hablado con él se encuentran y cada uno cree haber conocido a una persona distinta a la del otro. También puede ser huidizos si el ambiente no les es favorable: pueden “darse a la fuga” si en ese momento en concreto no se ven preparados para dar una excelente imagen de sí.

Son muy competitivos, pero de una forma distinta: suelen mostrar su mejor cara, incluso con aquellos con sus adversarios. Les intenta minar mediante el agrado y la comparación, haciéndole sentir al otro inferior y que nunca alcanzará a ser lo que él ha logrado ser. Así, el adversario quedará dañado o intimidado, tras haberle aportado dudas o inseguridades.

Existe una mayor orientación hacia las personas, siempre que éstos no interfieran en su camino a destacar. Tiene relaciones personales más profundas que el otro ala. Son más selectivos para elegir a las personas a las que le interesa impactar, haciendo uso de simulación de emociones para ser quién debe ser en cada momento.

Eneatipo 3 ala 4: el Profesional

Si de las dos alas del Eneatipo 3, tienes más desarrollada el ala 4, tu personalidad encajaría con la del profesional. Nos encontramos ante personas que buscan una mayor autoestima poseyendo un trabajo o profesión meritorios. Buscan ser sobresalientes en su trabajo. A veces, pueden ser muy adictos y dan demasiada importancia a su empleo.

Para ello, tienen la necesidad de que su imagen sea exitosa. Compran un buen vehículo, visten ropa cara o lucen joyas vistosas que llamen la atención. Pueden pensar que son capaces de sacrificar todo lo necesario para conseguir la posición laboral o profesional que desean. Quieren triunfar sobre todo lo demás, olvidándose fácilmente de quiénes le rodean. Pueden estar ausente en su circulo más íntimo y familiar.

Es una persona más misteriosa en el ámbito personal. Son más individualistas y menos sociales. Son más callados y austeros emocionalmente. Más diplomáticos y fáciles de tratar, más serios que los del otro ala. Aunque son más inseguros por dentro, a pesar de que su imagen no suele proyectar esa sensación.

Toda la seguridad y aplomo que muestran en su vida profesional o pública, contrasta mucho con su faceta íntima. Suelen ser mucho más reservados de su vida privada. No desean compartir su hogar con personas ajenas al mismo. Quieren tener un espacio de privacidad en el cual poder ser ellos mismos, sin miedo a ser juzgados por los otros o sin temor a dar una imagen contraria a la que desean proyectar fuera de su domicilio.

Valora su autodesarrollo, son más idealistas y auténticos consigo mismos. Profundizan más en las relaciones personales. Son más sensibles a los sentimientos ajenos y se preocupan más por los otros. Pueden ser difíciles cuándo se vuelven arrogantes. Pueden ir de relación en relación, evitando el compromiso para evitar el aburrimiento, el desamor o por inseguridad. Actúan por miedo a ser dejados y pueden menospreciar al otro. Pueden dejar a su pareja antes de que éstos los deje, para autoconvencerse de que el otro no era lo suficientemente bueno para él.