Saltar al contenido

Eneatipo 8

Eneatipo 8

El Eneatipo 8 es conocido cómo el Desafiador o el Poderoso. Define a personas dominantes y seguras de sí mismas que no dudan en retar a otros. Tienen mucha confianza en sí mismos y en lo que pueden conseguir, por lo que pueden resultar algo intimidantes en ocasiones. Su fuerza de voluntad está presente en todos sus proyectos y aguantan las dificultades de forma estoica, no impidiéndoles hacer todo lo posible por conseguir sus metas.

A las personas del Eneatipo 8 le gusta dejar huella en quiénes lo conocen, ya sean amigos o compañeros de trabajo. También son muy protectores con las personas importantes para él, impidiéndoles sufrir daños si puede evitarlo. Odia sentirse controlado por los demás, ya que eso significa que alguien tiene control sobre ellos y es algo que intentan evitar a toda costa.

Son muy autónomos, tienen gran capacidad para valerse por sí mismos y no temen la soledad. Se sienten almas libres y no quieren verse obligados las normas de nadie ni de la sociedad. Esta persona dictará sus propias normas de comportamiento, algo que las personas que siguen los comportamientos sociales que se considera adecuados, los ve de forma intimidante, aunque algunos sentirán admiración por sus convicciones.

Temen sentirse subordinados a otros y exponer su vulnerabilidad, por lo que esconde toda emoción bajo una fachada de dureza y pueden llegar a aislarse cuándo se siente dañado y herido, para que otros no vean que se siente así. Pueden llegar a tomar cómo desprecio cualquier mínimo gesto, por lo que pueden llegar a encerrarse en sí mismos para endurecerse. Son grandes líderes que les gusta proteger a los demás y hacerles sentir seguros.

Niveles de Desarrollo del Eneatipo 8

Cuando el Eneatipo 8 está en un estado sano, tiene un mayor contacto con su emotividad y se muestran fuertes e independientes, sin necesidad de dominar a los demás. Pueden llegar a mostrarse vulnerables ante las personas en las que ha depositado su confianza. Toman el mando de sus vidas con seguridad y se sienten capaces de luchar para superar cualquier desafío que le ponga la vida. Se preocupa mucho por las personas a las que quiere y se asegura de que se encuentren bien, reforzando así sus relaciones.

En un estado Medio, el Eneatipo 8 puede sentirse menos seguro respecto a sus habilidades y pueden preocuparse por obtener lo que quiere. Se vuelven en personas competitivas y se encierran en sí mismos, no dejando ver sus estrategias ni debilidades emocionales. Quieren ser respetados y para ello intentan mostrarse dominantes frente a los demás, dándoles a entender que es él quien dicta las normas y que el resto debe obedecer. Son más temerosos en perder el control y si alguien les desafía puede mostrarse intimidante o muy exigente.

Si está en una crisis, estas personas se vuelven despiadados contra las personas que creía fieles a él. Se aíslan, se pierden y sienten una increíble rabia en su interior, naciendo sentimientos de venganza. Pueden ser violentos con quien ellos creen sus rivales y pueden ser peligrosos para los demás. Suelen adoptar el pensamiento de “Morir Matando” y son capaces de llegar hasta el final en un conflicto, sin importarle que las consecuencias sean realmente fatales para ellos. Se vuelven destructivos con las personas y el entorno, aterrando a los demás.

Cómo pueden mejorar

Los Eneatipo 8 suelen pensar que pedir ayuda a los demás es muestra de debilidad, por lo que están acostumbrados a afrontar solos los conflictos para autoalimentar la imagen de dureza que tienen de ellos mismos. Deben comprender que todos necesitamos ayuda en algún momento de nuestras vidas y que no es malo mostrar su vulnerabilidad en momentos decisivos.

También tienen que aprender a dejarse asesorar por otros. Por mucho que intenten abarcar, el Eneatipo 8 no puede liderar todos los proyectos ni encargarse de todas las tareas. Sin duda, tienen una apariencia fuerte, de autoridad y saben ponerse al frente con muy buenas cualidades. Pero deben comprender a confiar en los demás y a seguir las instrucciones de otros. Porque siempre habrá una persona más preparada que tú para realizar una tarea o para llegar a la solución de un problema, porque sus conocimientos sean mejores que los tuyos.

 

Deben relajarse e intentar comprender que no todo el mundo te traiciona. El Eneatipo 8 está esperando que cualquier persona de su entorno le apuñale por la espalda en cualquier momento. Cree vivir en un mundo hostil en que es mejor no fiarse de nadie. De ahí su constante intención de dominar a otros, hacer que se sientan sumisos frente a él, más débiles.

Además, tiene que aprender a controlar la ira, ya que en algunos momentos, puedes llegar a perder el control. En muchos casos, cometen agresiones o se meten en peleas, utilizando la violencia cómo medio de resolución de conflictos. En otros casos, el daño es verbal y puede humillar a los demás, degradarlos, hacerles sentir que no tienen valía o encararse con ellos, simplemente por demostrar que es quién está en una posición de poder.

La Lujuria del Eneatipo 8

Sin duda alguna, el Eneatipo 8 es la personalidad más fuerte del eneagrama. Le gusta sentirse al control de su entorno y ser capaz de vivir de forma enérgica. Las personas con este carácter no suelen dejar indiferentes a los demás, ya que causan un enorme impacto. Son fuertes como el cemento, duros cómo una roca. Con su energía, su control, su fuerza, evitan ser dañados, evitan el dolor o la sensación de debilidad, que para muchos de ellos es incluso peor que el sufrimiento.

Esta actitud, en cierto sentido, es cíclica. Nunca es suficiente. Por lo que su comportamiento se hace cada vez más intenso y las vivencias que debe sentir más lujuriosas. Son personas con mucha energía, mucha adrenalina, que les puede llevar a asumir retos que pueden ser peligrosos, pero que para ellos es un riesgo asumible por tal de recibir la sensación que tanto anhelan. Algunos pueden tener problemas de adicción con sustancias legales o no. Quieren vivir todo tan intensamente que se vuelven temerarios: cada triunfo anterior le da una falsa seguridad de ser invencible, lo que le puede llevar a cometer más riesgos. Si tiene suerte, su vida no sufrirá ningún contratiempo.

Desde un aspecto positivo, son grandes luchadores cuando tienen un objetivo que quieren cumplir. Son persistentes y no dejan que las dificultades les hagan desfallecer. Buscan no depender de otros y sentirse autosuficientes, aunque suelen tener tendencia a cuidar de sus seres queridos y proporcionarles todo cuánto cree que ellos necesitan. A muchas personas de su entorno les gustará esta sensación, pero otros pueden sentirte quizás invadidos por esta energía arrasadora o abrumados por su presencia controladora.

Yo Soy Importante, Yo soy el que manda

Las personas con Eneatipo 8 suelen ser intimidantes. Son cómo fieros animales que tienen la necesidad de marcar su territorio. Buscan reconocimiento en los demás, tener un nombre. Quieren que todos conozcan sus habilidades, qué poseen y cómo han llegado a conseguir los bienes materiales que tienen. Suelen ser insistentes, promotores de otros, ya sea utilizando la manipulación, la agresividad o proporcionando incentivos y tentaciones que la otra persona se vea ansiosa por obtener.

Son muy territoriales de su entorno y de las personas que le rodean, en quienes ha depositado su confianza. Espera que ellos le sean fieles y obedientes y que cumplan con sus mandatos sin cuestionar si es lo correcto. Son muy directos con sus palabras y no les gusta que les contradigan. Cuando se sienten inseguros, pueden tener reacciones imprevisibles, incluso violentas. Se sienten desafiados con facilidad y recurre fácilmente a la discusión verbal. A veces, tiene comportamientos tiránicos para someter la voluntad del otro.

Tienen un problema con la intimidad. A veces, a las personas Eneatipo 8 les gustaría conocer a alguien y mostrarse vulnerables, dejar ver su lado tierno florecer, pero se sienten incapaces de hacerlo. Suelen buscar conectar con otros de otra forma, por ejemplo, mediante la seducción, mediante bromas o mediante desafíos.

Sin control para sí mismos

Las personas de Eneatipo 8 no desean estar a las órdenes de nadie. De hecho, esa sensación les disgusta, que va en contra de su propia naturaleza. Por lo que pueden tener problemas en el trabajo con sus jefes, porque a veces, se niegan a aceptar sus mandatos. En cambio, cómo jefes, suelen sentirse en su salsa, aunque en ocasiones, pueden ser superiores tiranos y poco comprensivos. Suelen poner límites para los demás, para que éstos le respeten o le teman.

En un estado insano, puede pensar que las personas le pertenecen cómo lo hacen los objetos que tiene, algo que puede resultar muy peligroso. Pueden debilitar la confianza de las personas allegadas con el fin de sobresalir sobre ellas. A veces, son duros e insensibles con los sentimientos de los demás, pecando de amenazadores y arrogantes.

Son personas rebeldes, que pueden insistir en hacer lo contrario de lo que se le pide. Pueden reaccionar mal siendo temerarios o buscando ser desaprobados por sus familiares cuándo no cumplen con sus expectativos. En un estado no sano, pueden llegar ser resentidos, rencorosos y sintiéndose rechazados, buscan conflictos. Suelen frecuentar sitios dónde pueden encontrar problemas con personas cómo él. Puede volverse especialista en crearse enemistades que pueden complicar mucho su vida. Cualquier comentario en contra de lo que él desea puede ser tomado como negativo, por lo que recurre a amenazas o a la violencia física para salirse con la suya e imponer su voluntad.

Cómo desarrollarse siendo Eneatipo 8

  • Debes comenzar a tener en cuenta los sentimientos de los demás. A veces, puedes resultar una persona avasalladora. En el fondo, quisieras demostrar tus sentimientos a otros, por lo que debes empezar respetando el de los demás. Muéstrales tu respeto, tu cariño… ellos pueden creer que no son importantes para ti: trátales con ternura y delicadeza y poco a poco, deja ir aflorando tus propias sensaciones. Demuestra tu corazón.
  • Tienes que ser consciente que el caparazón con el que te cubres puede ser muy beneficioso para ti, pero también perjudicarte. Debes aprender a dejarte ayudar por los demás. A veces, es humano venirse abajo y necesitar llorar y dejarte a ti mismo dejar escapar tu dolor. Que tu escudo sea lo más positivo posible para ti.
  • Si aprendes a ser abierto a los demás, confiar en ellos. Si das a otros la oportunidad de conocer tus debilidades, verás comprensión y cariño. No te tomes eso cómo una debilidad. Verás cómo esa persona quiere protegerte tanto cómo normalmente quieres hacerlo tú. Aprende a escuchar consejos y reflexiona sobre ellos: escuchar la opinión de otros y seguirla a veces es más productivo que obcecarse en una idea fija.
  • Busca un poco de equilibrio. Puedes tener tendencia a trabajar durante largos turnos, a conseguir un trabajo tras otro, para mantener a tus familiares. Ellos agradecen tu esfuerzo, pero quizás lo que desean es que pases más tiempo con ellos. Además, debes tener cautela: a veces, no descansas demasiado y puedes poner en riesgo tu salud, incluso tu vida, arriesgándote a un accidente laboral.
  • Busca un mayor control de ti mismo. A veces, puedes dejarte llevar por tus sentimientos negativos, por tu energía desbordante o incluso por un enfado que puede acabar en un ataque agresivo. Debes asumir que esto es totalmente negativo para ti. Te sentirás más fuerte si logras controlarte a ti en lugar de controlar a los demás de forma constante. A veces, adaptarse a las cosas es más síntoma de fortaleza y entereza que querer cambiar por nuestro propio deseo.

Flechas del Eneatipo 8

Si estás interesado en las flechas del Eneatipo 8, te explicamos brevemente la teoría clásica. Según ésta, existe una flecha de desintegración y otra de integración. La primera se entiende que es la que se desarrolla cuando el Eneatipo en cuestión sufre estrés y esta influencia se obtiene de forma inconsciente, de forma no deliberada. Por otro lado, la segunda se entiende que se considera “un movimiento contranatura” y que debe de desarrollarse, de forma deliberada, siendo muy incómoda de realizar para la persona, pero que le permitirá mejorar.

En la actualidad, existe un debate sobre esta teoría y muchos autores optan por claramente decir que ambas flechas pueden desarrollarse en momentos de estrés o de forma consciente para tener las mejores cualidades de cada Eneatipo con las que se une.

La flecha de desintegración del Eneatipo 8 lo uniría con el Eneatipo 5. Esto es utilizado en momentos de estrés para que la persona Eneatipo 8 logre recomponerse. Se aíslan y reúnen información, forman estrategias para poder volver a su normalidad lo más preparado posible. Se muestran tensos, deciden rebajar sus necesidades. Pueden convertirse en marginados pesimistas que no soportan están con los demás. Tienen tendencia a perderse en la preparación, insistiendo en teorías, sin poner nada en práctica. Pueden aparecer ideas paranoides.

Por otro lado, está la flecha de integración del Eneatipo 8 que lo conecta con el 2. Esto, según la teoría clásica de las flechas, se considera un movimiento incómodo para estas personas, ya que el Eneatipo 2 es el que más se entrega a los demás. Debe aprender a abrir su corazón, a dejar su coraza a un lado y mostrarse vulnerable ante el mundo. Esto es algo que les resulta muy difícil de realizar. Pero dentro de ellos, existe otra persona sensible, totalmente oculta. Sólo dejando salir estas cualidades propias de un estado sano del Eneatipo 2, podrá afrontar la vida con fuerza: mostrarse vulnerable, cariñosos, abriendo su corazón a los demás.

Clasificación del Eneatipo 8

Triada del Instinto: Junto a los Eneatipo 9 y 1, el Eneatipo 8 forma parte de la triada del instinto. Esto quiere decir que en el Eneatipo 8 predomina el cuerpo sobre la mente y el corazón, que nos encontramos ante una persona visceral. Su energía es dirigida hacia afuera. Con su actitud, busca mantenerse distante de los demás, elevando muros, para evitar que puedan herirle, impidiendo así que otros lleguen a conocerle realmente o puedan ver su fragilidad. Se encuentran en una enérgica guarda constante.

Grupo horneviano de los combativos o agresivos: Junto al Eneatipo 7 y al Eneatipo 3, el Eneatipo 8 forma parte del grupo de los combativos, que se caracteriza por exigir lo que desean y esperan que los demás se lo proporcionen. En el caso del Eneatipo 8, exige independencia y resuelve los problemas y dificultades enfrentándose a ellos, de forma directa.

Grupo reactivo: Junto a los Eneatipos 4 y 6, forma parte del Grupo Reactivo. El Eneatipo 8 busca ser independiente y confiar en sus propias fuerzas, ser totalmente autónomos y no depender de los demás en ningún sentido. Por ello, siente terror por ser controlado por otros, por lo que se muestran combativos. Se mantienen en guardia, protegiéndose, negando que necesite de los demás.