Saltar al contenido

Eneatipo 4

Eneatipo 4

El Eneatipo 4 es conocido por muchos nombres: el individualista, el romántico, el creativo, el dramático… son personas que buscan descubrir su propia identidad, ser fieles a sí mismos y diferenciarse de todos los demás.

El Eneatipo 4 creen ser distintos al resto de la humanidad y nadie puede llegar a comprenderlos ni a quererles, ya que no son apreciados. Son excelentes en algunas cualidades, pero igualmente, son terribles en otras. En un estado sano, son sinceros con ellos mismos reconociendo sus sentimientos, de forma profunda, analizando patrones emocionales de su mente.

Suelen sentirse diferentes a los demás, pero temen estar solos. Desean conectar con otros, conocer a alguien que conozca su verdadera esencia. Son románticos a la antigua usanza, aunque se infravaloran continuamente y se convierten en grandes sufridores. Suelen tener una mala imagen de sí mismos y autoestima baja. Se empequeñecen y a veces, se pierde en su imaginación. Puede pasar por distintas fases, perteneciendo a varias tribus urbanas, buscando su identidad, pero siempre se sienten distintos. Tienen un complejo mundo interior que les dice continuamente que su esencia es ser diferente a los demás, por lo cual se autoconvence que nunca podrá encajar con otros, aunque siempre esté deseando hacerlo.

Niveles de Desarrollo de un Eneatipo 4

En un estado sano, el Eneatipo 4 abandona la creencia de tener defectos insalvables y salen de sí mismos. Se centran en sus sentimientos para crear su sentido de la identidad y reconocen ser más sensibles. Se vuelcan en acciones creativas y dejan salir afuera sus sentimientos, impresiones y pensamientos en obras artísticas para ofrecerlas al mundo. Usan el arte o su profesión para dar a conocer los aspectos más personales de su existencia.

En un estado de salud medio, el Eneatipo 4 se pierden en su imaginación y no se expresan creativamente. Sus estados de ánimo con variables, cambiantes y caóticos. Se pierden en la fantasía para imaginar quiénes son en realidad. Tienen miedo de que los demás no les valoren, mostrándose distantes, poniendo a pruebas a los demás. Son más reservados y melancólicos, esperando románticamente que alguien que les valore en realidad, venga a salvarles. Envidian a los otros por poder vivir en ese mundo que parece no comprenderles y deciden que no seguirán las reglas de los demás para parecer más atractivos, excéntricos o sensuales.

En un estado de salud insano, el Eneatipo 4 teme estar desaprovechando su vida. Se vuelven odiosos e intolerantes, despreciando a los demás por no ver en ellos lo especiales que son en realidad. Les domina la apatía y la depresión, odiando todas sus cualidades que no se ajustan a la imagen de ellos mismos que se han formado en sus mentes. Se convierten en personas autodestructivas, rompiendo relaciones con otros que son importantes para ellos y sabotean lo bueno que quede en sus vidas. Pueden llegar a cometer suicidio o crímenes pasionales dejándose llevar por sus peores sentimientos.

Cómo pueden mejorar

El Eneatipo 4 tiene que aprender que no puede basar el concepto que tiene de sí mismo en sus sentimientos. Éstos varían a cada rato y su personalidad no puede sufrir vaivenes por cada nuevo sentimiento o sensación que experimenten. Estas personas examinan sus sentimientos más que otros, por lo que puede ser realmente caótico la influencia de tantas y tan dispares emociones.

Darse cuenta de que no necesitan vivir tan intensamente sus emociones es crucial. Debes evitar fantasear continuamente con realidades que no existen, con poseer talentos y dotes que no tienes realmente, por mucho que te gustaría poseerlas. En cambio, debes prestar atención por esas cualidades que sí posees y explotarlas creativamente.

Si eres Eneatipo 4, debes dejar el pasado atrás. Estás anclado a él. Debes mirar hacia delante, volcar tu vida en el presente para tener un futuro mejor. Debes perdonar los errores que has cometido, analizarlos y aprender de ellos. No necesitas que venga alguien a tu rescate y que te haga sentir mejor o especial. Si no que tienes que ser tú la persona que sea tu propio salvador.

Por último, intenta imponerte una rutina y ser fiel a ella. Tiendes a perderte en tu imaginación, a vivir según lo que sientes en cada momento. Tener un plan de organización que te ayude a conseguir las metas que deseas, te resultará muy útil. Deja que tu creatividad se expanda al arte, a la escultura, a la escritura, al cine… Transforma tu mundo interior al exterior y deja que los demás disfruten del resultado.

La influencia emocional en su entorno

El Eneatipo 4, normalmente, insiste en hacer las cosas a su manera, dando su toque personal a cada proyecto que realiza. Así, hacen evidente lo diferente que son respecto a los demás. Para diferenciarse suelen intentar llamar la atención, mostrándose alegre y sonriente cuándo todos están decaídos, o triste y silencioso cuándo todos parecen conversar alegremente. A lo largo plazo, esta actitud resulta realmente agotadora.

Otras veces, asumen que las reglas sociales y las normas no están hechas para ellos y que son libres de manejar los diferentes aspectos de sus vidas. Por lo que pueden adoptar algunas actitudes excéntricas, cómo negarse a vestirse de forma apropiada para un evento social. O puede que hagan todo lo contrario, que se engalanan excesivamente para llamar la atención de forma especial.

A algún que otro Eneatipo 4 le gustará rodearse por objetos únicos, de dar a su hogar una decoración sin igual, llevar un perfume que ellos mismos se hacen o conseguir efectos visuales gracias a las luces. A veces, visten joyas caras para dejar claro de que tienen buen gusto. En cambio, si se vuelven depresivos o están tristes, pueden descuidar su imagen, llevar su pijama preferido durante días, se niegan a peinarse o se rapan el pelo al cero. Su ambiente se vuelve desordenado y caótico. Es cómo si la apariencia y el exterior del Eneatipo 4 se moldease a su estado emocional de manera continua.

Deberá tener cuidado especialmente si se ven influenciado por un estado de ánimo negativo, ya que pueden acudir a hábitos insanos, cómo el alcohol, las drogas, el sexo sin protección…

La Envidia del Eneatipo 4

El Eneatipo 4 siempre ha sentido que muchas personas de su familia, su grupo de amigos y de su entorno en general, son mejores valorados de ellos. Tienen síndrome de Patito Feo y que no se les presta atención. De ahí su inconsciente intención de destacar sobre los demás y diferenciarse de ellos. Es un complejo que las personas de este Eneatipo tienen desde pequeños: se sienten pequeños, defectuosos, anormales…

No les gusta que los demás noten que se ven así, que se avergüenzan de sí mismos. Tienen la falsa idea de que los demás conviven felizmente con lo que en realidad son, mientras que ellos tienen que vivir con la pena, con la frustración, de ser personas pésimas, que no son tan geniales, sociables y encantadores.

Por todas estas sensaciones, envidian a los demás, aunque no lo manifiesten, ni lo admitan. Sienten envidia de quien obtiene mejor trabajo que ellos, a quien resulta más atractivo… siempre la hierba del jardín de los demás es más verde, crece mejor y brilla con el sol, pero la hierba del suyo está seca y amarillenta, a pesar de sus esfuerzos.

Entonces, el Eneatipo 4 se refugia en el dolor y la autocompasión, volviéndose problemáticos, dejando salir su mal humor de forma continua. Se muestran desafiantes, ya sea mostrando una actitud temperamental o de forma pasiva, manteniendo incómodos silencios. En realidad, esperan un salvador que se siente junto a ellos y les ayude, que descubra lo especial que es en realidad. Lo que no sabe es que la actitud que muestran a los demás, normalmente, hace que los otros estén alerta con ellos y que no sepan cómo abordarles.

Perdidos en la Imaginación

El Eneatipo 4 es muy imaginativo y las personas con esta personalidad suelen perderse en sus pensamientos, buscando tanto habilidades en las que destacar, que ellos tienen idealizadas. Conseguirlas es muy difícil y en lugar de trabajar duramente en ellas, estas personas fantasean con poseerlas, casi de forma innata. Se forman una imagen idealizada de lo que son, que a diferencia del Eneatipo 3, que suele querer exponerla a los demás, en el Eneatipo 4 ésta queda más velada, más interiorizada.

Desarrollan una personalidad muy sensible a los comentarios ajenos, respondiendo con una reacción poderosa que puede llegar a sorprender mucho a los demás. Si en su presencia alguien elogia a otros o a ellos mismos, son capaces de imaginar que existe otro motivo oculto en sus palabras y pueden darle la vuelta al comentario para sentirse ofendidos o agraviados. Quiere que todos los que le rodean estén pendientes de sus sentimientos, pero rara vez el Eneatipo 4 puede llegar a preguntarse cómo se sienten los demás.

Cómo desarrollarse siendo Eneatipo 4

  • Deja de regir tu vida por tus sensaciones emocionales. Al igual que el corazón, está la mente y el cuerpo y puedes llegar a usarlos, desvinculando tu corazón de ellos. No interpretes pensamientos en base a cómo te sientes en ese momento. Puede que las interpretaciones que haces de los cometarios ajenos no sean correctas.
  • Separa tu mundo interior del mundo real: si crees tener ciertas cualidades, ponlas en práctica. Valora lo que realmente haces bien y sácale provecho. Igualmente, acepta aquello para lo que no tienes talento aunque te gustaría tenerlo.
  • No hagas cargar a otros con tu noria emocional. Pide ayuda y consejo de forma serena, dejando atrás tus sentimientos volubles. Aprende a escuchar a otros que también tienen problemas y entiende que no todas las personas pueden estar disponibles para escuchar tus berrinches en todo momento. Ellos también tienen una vida propia.
  • Rodéate de amigos que consigan mantenerte los pies en el suelo. Tienes una imaginación muy viva y creativa, pero necesitas que alguien te hable con sinceridad y te haga “bajar a la Tierra”.
  • Establece una rutina de cosas que debes hacer en el día y no dejes que ninguna de las emociones que sientas durante la jornada te desvíe de tu objetivo. A veces, te quedas paralizado en tus sentimientos y te cuesta pasar a la acción.

Flechas del Eneatipo 4

Las flechas del Eneatipo 4 los relacionan con los Eneatipos 1 y 2. La teoría clásica de las flechas nos habla de que una de ellas es la flecha de integración y otra la de desintegración. Aunque en la actualidad, existe un debate y muchos expertos en Eneagrama creen que esta teoría está superada. En momentos de estrés, el Eneatipo 4 adopta algunas características típicas del Eneatipo 2, que es su flecha de desintegración. En cambio, para desarrollarse, para mejorar como personas necesita cambiar su actitud para conseguir alguna de las mejores cualidades del Eneatipo 1, que es su flecha de integración.

La flecha de desintegración del Eneatipo 4 los lleva hacia el Eneatipo 2, cuándo están estresados. En este caso, estas personas pueden llegar a forzar relaciones para ser aceptados e intentan ser demasiado amables para comprobar si el otro les estima o no. Ponerles a prueba a los demás puede resultar dañino para las personas que están a su alrededor, por lo que pueden optar por querer dejarles atrás. Esto provocará que la persona de Eneatipo 4, en un estado insano, pueda estar dispuesta a todo para retenerlo a su lado, volcándose en el otro y olvidándose de sí mismo. Luego, les echará en cara toda la ayuda y los favores que le hicieron, buscando el continuo reconocimiento de los demás.

La flecha de integración del Eneatipo 4 es la que los lleva hacia el Eneatipo 1. Se trata de un movimiento antinatural y duro de llevar a cabo, que ha de realizarse de forma consciente. En este caso, el Eneatipo 4 trabajará para conseguir la disciplina del Eneatipo 1, tanto como para aceptar los compromisos que deben realizar. La rutina y el orden llegará a la caótica vida del Eneatipo 4. Además, esta conexión con el Eneatipo 1 le ayudará a conseguir las metas que ansía, les ayuda a poner en práctica sus deseos. La influencia del Eneatipo 1 también ayudará al Eneatipo 4 a vivir en el presente y dejar de estar anclado en un pasado que no volverá. Además, ganará practicidad a la hora de interpretar la realidad que le rodea y le hará “poner los pies en la tierra”.

Clasificación del Eneatipo 4

Triada del sentimiento: Junto al Eneatipo 2 y 3, el Eneatipo 4 forma parte de la triada del sentimiento, en la cual predomina el corazón antes que la mente o el cuerpo. Dirige sus energías hacia adentro, recordando el pasado e imaginando posibilidades. Se dejan influir demasiado por su estado anímico y su ciclón emocional interior puede volverle negativos o autodestructivos en situaciones de estrés o depresión.

Grupo horneviano de los reservados: Junto a los Eneatipos 5 y 9, está integrado en el grupo de los reservados, personas que se aíslan de los demás, retirándose de los demás, introduciéndose en su foro interno. El Eneatipo 4 en concreto se retira a su imaginación, acudiendo a un mundo interior fantástico o simplemente se aíslan, aunque tienen la esperanza de que alguien les descubra y que se den cuenta de su valor.

Grupo armónico de Reacción: el Eneatipo 4 busca un salvador, alguien que los apoye y que entienda los sueños que tiene en la vida. Teme ser abandonados y que nadie les ayude ni les comprenda. Por ello, trata a los demás manteniendo el interés de quiénes les apoyan, aunque limitando el acceso a los demás.