Saltar al contenido

Eneatipo 1

Eneatipo 1

Los nombres con los que se conoce al Eneatipo 1 son variados: el reformador, el organizador, el perfeccionista… personas que desean mejorar el mundo aplicando los mejores valores que creen poseer.

Las personas del Eneatipo 1 son prácticos y desean ser útiles, aunque lo serán siendo siempre fieles a sus pensamientos y convicciones. Esta rígidez les hace ser muy estrictos con ellos mismos, buscando ser perfectos, meta que anhelan pero que es imposible de conseguir.

A menudo, son personas idealistas, capaces de realizar sacrificios personales a cambio de los valores que predicen: no les importa sufrir una gran pérdida si consideran que la causa de su desdicha era justa, si era lo que debía hacerse.

Buscan ser buenos, equilibrados, íntegros, hacer siempre lo correcto, aterrándoles ser malos o corruptos, pues esta actitud no tendría cabida con sus principios. Esta actitud les hace reprimir muchos sentimientos, por lo que los Eneatipo 1 tienden a tener problemas de ira acumulada.

Niveles de Desarrollo del Eneatipo 1

En un estado sano, el Eneatipo 1 son personas nobles, éticos y disciplinados. Se creen personas sensatas y objetivas, extremadamente responsables. No intentan imponer a otros sus valores y convicciones y mediante el respeto, pueden ser juiciosos, aunque moderados.

Si su estado de salud es medio, el Eneatipo 1 comienza a intentar convencer a los demás de que sus valores son los apropiados y que deben seguirlos. De lo que no son del todo conscientes es que ellos mismos se han encerrado en una prisión de la que no pueden salir: dan tanta importancia a sus valores que se ven obligados a seguirlos siempre y a intentar que todo su entorno se rija en torno a ellos, por lo que se vuelven más controladores y críticos con aquellos que no están dispuestos a seguir sus normas.

En cambio, si su estado de salud es insano, cuestionan sus propios valores y cierran su mente. Se vuelven amargados e inflexibles. Dejan escapar su ira acumulada contra quienes les haga una crítica, aunque sea constructiva. Se vuelven contradictorios y dan rienda suelta a sus deseos reprimidos de la peor forma, hasta darse cuenta de que terminan haciendo las cosas que tan intolerables le resulta ver en los demás.

Cómo mejorar

Para ello, el Eneatipo 1 debe mejorar dándose cuenta de que las obligaciones que se imponen a sí mismos son demasiado duras e inflexibles, de que no pueden arreglar cada uno de los problemas de su entorno y que en lugar de obsesionarse y sufrir por lo que está mal, deben aprender a disfrutar de todo aquello que sí está bien, que es positivo para ellos.

Intentan continuamente corregir a los demás, aunque éstos no le hayan solicitado ayuda alguna. Hace lo posible para que otros se adapten a su forma de ver la vida y que se moldeen a su forma de hacer las cosas, no aceptando con facilidad la manera de actuar de los demás, que pueden sentirse invadidos por ellos.

Y es que no hay una única forma de hacer las cosas correctamente: los Eneatipo 1 deben comprender que hay muchas posibilidades y que lo que a él le funcione, o aquello en lo que él crea firmemente, puede no serlo para los demás. O simplemente, pueden estar equivocados.

La Ira del Eneatipo 1

El Eneatipo 1 tiene serios problemas de ira. Ante todo, con ellos mismos: viven con un juez interno en su cabeza que les juzga a cada momento, siendo muy difícil su vida diaria. Por esta razón, suelen ser personas tensas, irritadas, que se ven atrapadas en las excesivas responsabilidades de la vida diaria. No saben relajarse ni acallar su voz interior.

Cuando experimenta esta ira, a veces producida por un ataque a su forma de vivir, sus creencias o porque otros se resisten a seguir sus normas, el Eneatipo 1 suele pensar que los que lo rodean son vagos, poco eficientes, irresponsables…

Estos pensamientos de rabia si no son canalizados de forma correcta, provoca gran tensión en el Eneatipo 1: su cuerpo se vuelve rígido, su mente no descansa de unos pensamientos nada positivos, entrando en un bucle constante de ira no experimentada.

Para no sentir ira, los Uno quieren perseguir sus ideales, tener una vida perfecta, para callar la boca de ese juez sentenciador que ocupa sus pensamientos. Pero al no conseguirlo, su juez interior toma el control y se sienten atrapados por el estado tensión constante que ello le provoca.

Después de tanto autodominio, a veces pierden el control, realizando actividades secretas que nadie conoce, que vienen a contradecir un poco su modo de vida. Sus conocidos se quedarían asombrados si descubrieran algunas de ellas. Y es que cuándo el Eneatipo 1 pierde el control, pueden tener reacciones y vivir experiencias que podrían hundir la imagen de “bondad pura” que tanto se esfuerzan en conseguir.

Siempre llevan la razón

El Eneatipo 1 necesita sentir que lleva la razón en toda situación y el juez presente en su cabeza le dice lo que está bien y lo que no. Por esa razón, si el Eneatipo 1 ve algo que no le gusta, no dudará en decir abiertamente que así no se hacen las cosas. Muestra una actitud severa y autoritaria, poco flexible y relajada. Una oposición clara de quiénes van en contra de sus ideales y valores éticos.

Al ser tan críticos y estrictos consigo mismos, tras perseguir una posición tan elevada de ideales, juzgan a los demás para separarse y distanciarse de ellos o sus actitudes. Se creen más buenos que las personas que juzgan, más eficientes, más útiles. El hecho de buscar defectos en los demás hace que se sienta mejor consigo mismos. Así se da la falsa impresión de estar por encima de los demás, que lleva una vida de valores superiores. Así se cree más cerca de la perfección.

Cuándo alguien le hace una crítica, el Eneatipo 1 la rechaza. Si su juez interior le dice lo contrario, la otra persona debe estar equivocada. Ya que el juez siempre lleva la razón. Así alimentan su ego de que son más bondadosos y justos que los demás y que ellos están haciendo lo correcto.

Todo Está En Orden

Para el Eneatipo 1, es muy importante el orden: la mayoría de ellos hacen un tremendo esfuerzo por tener su hogar o su oficina limpios, con cada cosa en el lugar que ocupa de costumbre. Les ocurre lo mismo con los procedimientos: si hacer una cosa, requiere de una lista de pasos o tareas, el Eneatipo 1 se aferra fuertemente al orden que le funciona.

Igualmente le ocurre con el tiempo: al hacerse cargo de tantas tareas, viven con la sensación de que necesitan más horas para hacer todo a lo que se ha comprometido. Además, tienen puntualidad inglesa: les encanta ser puntuales y que los demás lo sean. Ya que consideran que no tienen tiempo que perder, suelen enfadarse si lo hacen esperar.

Son grandes trabajadores y se adecuan muy bien al método de trabajo y su horario. Son eficaces e intentan hacer su tarea de forma idónea en el menor tiempo posible. Utilizan esquemas y fórmulas para establecer un método para convertirse en el mejor de los trabajadores.

Cómo desarrollarse siendo Eneatipo 1

  • Debes reconocer la voz de tu juez interno y juzgarle a él: ¿lo que te dice es lo que realmente quieres hacer?
  • Reconocer que debes descansar y dejar que otros hagan algunas tareas. Buscar ratos de descanso. ¿Crees que el mundo se acabará si dejas alguna tarea sin hacer?
  • Si necesitas ayuda, pídela. No estás aquí para vivir sirviendo a otros.
  • Intenta ver las cosas positivas que tienes. A veces te concentras tanto en las negativas que tiendes a obviar todo lo bueno que hay en tu entorno.
  • Tienes defectos y cosas que no te gustan. Asúmelas cómo parte de ti y aprende a quererlas. La perfección no existe, por mucho que la anheles.
  • Aprende a controlar tu ira: practica yoga, ejercicios, algún deporte aeróbico. ¡Sal a correr o a caminar lo más rápido que puedas. Haz actividades con las que consigas relajarte y dedícate un tiempo diario para cultivarlas.
  • Aprender a permitir que otros sean cómo sean. Incluso permitirse a uno mismo ser cómo se es. No comportarse cómo la madre o el maestro constantemente.

Flechas del Eneatipo 1

Las flechas del Eneatipo 1 se dirigen hacia el Eneatipo 4 y el Eneatipo 7. Según la teoría clásica de las flechas, en momentos de estrés o nerviosismo, el Eneatipo 1 desarrolla su flecha de desintegración hacia el Eneatipo 4. En cambio, buscando un cambio positivo consciente que le ayude a mejorar, la flecha de integración del Eneatipo 1 se dirige hacia el Eneatipo 7.

La flecha de desintegración del Eneatipo 1 hacia el Eneatipo 4 lo convierte en una persona más desencantada y aislada. Tienen un peor humor y dramatizan su situación, aumentando sus conflictos con los demás, por tener una hostilidad más agresiva. En ocasiones, pueden realizar comportamientos que reprobarían a otros y los lleva de forma secreta. Luego aparecen los remordimientos por su actitud, aunque pueden mantenerlos en el tiempo para encontrar alivio momentáneo a sus malos sentimientos.

La flecha de integración del Eneatipo 1 hacia el Eneatipo 7 es positiva, pero requiere un trabajo constante y consciente para mejorar. Se vuelven más espontáneos y alegres. Se dan cuenta de que pueden ver la vida de otra forma gracias a los demás. Aprenden a despreocuparse y aceptar que los otros son cómo son y no desean cambiarles. Acallan al juez sentenciador que llevan dentro y se mostrarán más curiosos y despreocupados, aprendiendo a reírse de sí mismos. Querrán viajar más, aprender más culturas y tradiciones, conociendo la cosmovisión de otras sociedad y aceptando que no hay un único modo de ver la vida.

Clasificación del Eneatipo 1

Triada del Instinto: Junto al 8 y al 9, el Eneatipo 1 forma la triada del instinto, predominando el cuerpo al corazón y la mente. En este eneatipo, la energía del instinto está dirigida hacia dentro, por lo que vemos a personas que quieren establecer un límite entre el mundo y ellas mismas. Aguantan mucha tensión física, mucha represión de ira, buscando obtener una resistencia a su entorno para poder controlarlo, para imponer sus ideales.

Grupo Horneviano de los sumisos: El Eneatipo 1, junto al 2 y al 6, forma parte del grupo de los dependientes o sumisos. En este grupo, los Uno buscan ser quienes hacen lo correcto o lo que debe hacerse, para ser los mejores.

Grupo armónico de competencia: Junto al 3 y al 5, pertenece al grupo de competencia: busca ser correcto, sensato, en proteger sus valores. Controlan sus sentimientos negándolos, sustituyéndolos por la realización de tareas y manteniéndose fiel a sus ideas y con una rigidez de cuerpo y pensamientos. Tiene una relación positiva con el sistema, respetando las reglas del mismo para ser un ciudadano modelo, mejor que los demás.