Saltar al contenido

Subtipos del Eneatipo 2

Subtipos Eneatipo 2

¿Sabes cual es el tuyo?

¿Eres Eneatipo 2, pero aún no tienes claro tu subtipo? Pues en este artículo te informaremos sobre cómo distinguir los distintos subtipos del Eneatipo 2 y en qué se diferencian y asemejan entre sí. ¿Con cual lograrás identificarte? Sigue leyendo y descúbrelo.

Eneagrama: 2 Conservación

Entre los subtipos del Eneatipo 2, el 2 Conservación del Eneagrama es el que más se centra en los demás: personas que suelen atender las necesidades de los otros, olvidando las suyas. Cómo se dedica a ayudar a los otros, espera que éstos sean quienes le ayuden cuándo le necesiten o que le recompensen por sus tareas.

Es el más emocional de los subtipos del Eneatipo 2. Piensan que los demás están en deuda con ellos por su ayuda y intenta manipularlos para conseguir lo que quieren. A veces, llaman la atención cómo si fueran niños caprichosos y se comportan de forma infantil o se martirizan, buscando que los demás se centren en ellos.

A menudo, cuando no reciben el agradecimiento o los favores que esperan de los demás, tienden a reprimir su enfado. Optan por autocomplacerse: una forma de paliar con sus malos pensamientos, con su decepción. Así que pueden decidir darse atracones de comida, por compras compulsivas o incluso por medicamentos o sustancias que los tranquilicen. Intenta hacer sentir mal a los demás mediante lamentos y quejas continuas y pueden encerrarse en sí mismos. Esta estrategia sirve para que otros se percaten de que está sufriendo y que acudan a asistirle, para que le ofrezcan todo lo que exige o quiere conseguir.

Cómo subtipo conservación, quiere lograr un buen bienestar a su alrededor, pero en este caso, quiere hacer las cosas por los demás para que éstos creen el bienestar que necesitan. El problema sucede cuándo los demás no se ven obligados a complacerle, por lo que pueden volverse testarudos, exigentes, incluso violentos.

Eneagrama: 2 Social

Entre los subtipos del Eneatipo 2, el 2 social suele considerarse el más mental de los tres. Se trata de una persona ambiciosa, a la que atrae las posiciones de poder. Para ello, se cuida de caer bien a todos y ser aprobado por el entorno en el que se mueve. Para ello, acude a eventos sociales, fiestas y reuniones, siempre luciendo la más apropiadas de la vestimenta, que han estudiado cuidadosamente. Habla con todos y les gusta destacar: que todos sepan que son adorables y que todo el mundo tiene un excelente concepto de ellos.

Buscan estar relacionados con el poder: si no lo logran por sí mismos, quieren ser indispensables en la vida de la persona poderosa, hacerse imprescindible. Busca elevar su status social, su popularidad para gozar de una reputación única. Si el físico no les acompaña o les causa inseguridad, recurren a la creatividad y buscan la forma de resultar atractivos igualmente. Pueden llegar a mentir a los demás, inventándose conocer a personajes famosos, tener un excelente trabajo o cualquier cosa que los eleve a los ojos de los demás. Suelen resultar atractivos y seguros a los demás y cuándo eso sucede, el Eneatipo 2 aprovecha esa situación evaluando cual de sus numerosos contactos les puede resultar útil y cuales no para alcanzar la posición que desean. Aunque algunos se dan cuenta de que su red de contactos tan amplia es superficial y les impide realmente profundizar con cada una de las personas que conoce. En el peor de los casos, puede dar paso al chantaje o al reproche cuándo consideran que los otros no les trata cómo ellos desean. O justo al contrario, consentir los desvaríos ajenos para que luego los otros soporten los suyos.

Eneagrama: 2 sexual

Entre los subtipos del Eneatipo 2, el 2 sexual es el más visceral e intenso. Son considerados los reyes y reinas de la seducción, buscando conquistar a las personas que son de su interés, ya sea amoroso o sexual. Para ellos, se trata de un juego, un desafío… llegar a cazar a una presa que en un principio desconoce su existencia, le ha rechazado o que se lo está poniendo muy difícil.

El 2 sexual quiere ser la persona más importante en la vida de pocas personas que él elige muy selectivamente: mientras que los otros 2 subtipos quieren ejercer su influencia en general, este subtipo quiere ser el más importante en la vida de unas pocas personas. Con estas personas, hacen sus actividades favoritas mientras tienen conversaciones de mutuo interés y se cuentan confidencias.

Estudia los temas que le gustan al otro para demostrarle que tienen interés en ellos. Este subtipo son los que más acaparan a las personas de su entorno y traspasan más fácilmente los límites de éstos. Quieren absorber al otro: se vuelven exigentes y agobiantes. Se ofrecen a todo tipo de actos, de cualquier naturaleza, para que el otro vuelva a ofrecerle su máxima atención. Cómo no dicen “no”, tampoco aceptan una negativa por las buenas maneras, por lo que normalmente se ven envueltos en relaciones tóxicas.

En el peor de los casos, se vuelven celosos, posesivos, acosadores… No aceptan el rechazo del ser amado y pueden convertirse en personas atormentadas, a las que les cuesta mucho pasar página. Se muestran desesperados por ser los más importantes, los más seductores, los más bellos… y llegan a obsesionarse.

Cómo se integran entre sí

Una vez hayas descubierto cuál es tu subtipo, puedes comprobar aquí cuál es el subtipo que menos desarrollado tienes en tu personalidad:

Si eres Eneatipo 2 Conservación, tu segundo subtipo más integrado es el Social, siendo el Sexual el menos.

Ahora, si eres Eneatipo 2 Social, el siguiente más integrado será el Sexual, siendo el Conservación el menos desarrollado.

Por último, si eres Eneatipo 2 Sexual, el que le sigue es el subtipo Conservación, dejando en última instancia, al Subtipo Social.